Oldalképek
PDF
ePub

Señor, ya por medio de Nabucodonosór, ya por medio de los Romanos, que sujetaron todo aquel vasto país á su dominacion, ya tambien y mas propiamente despues de la muerte de Cristo, por medio de Vespasiano, de Tito y de Adriano. Y vosotros, hijos de Israél, os congregareis uno á uno (6 uno por uno como leen Panigni, y Vatablo) ¿ Qué quiere decir esto ¿ Qué quiere decir 1 (prosigue la esplicacacion:) que despues de la muerte de Cristo, ya antes, ya tambien despues de Vespasiano, y Tito, entrarán los Judios á la Iglesia uno á tino, esto es, poquísimos.

SEGUNDO MISTERIO.

75. Y sucederá: Que en aquel dia resonará una grande trompeta, y vendrán los que se habian perdido de Tierra de los Asirlos, y los que habian sido echados en Tierra de Egipto, y adorarán al Señor en el santo monte en Jerusalén.

ESPLICACION.

En aquel dia que comenzó la pascua de Pentecostés, cuando vino el Espíritu Santo sobre los discípulos, se tocará una trompeta grande, que será la predicacion del Evangelio, á cuya voz vendrá á la iglesia de Cristo no solamente muchísimos Gentiles, sino tambien muchos Judios, aun de aquellos que estaban como perdidos en la tierra de los Asirios, desde Salmanasar, y en Egipto desde Nabuco; porque es muy verosímil, que muchos individuos de todas las doce tribus creyesen á los Apóstoles, y se hiciesen Cristianos. Aora, para que no parezca que dejan del todo el sentido literal, añaden aquí una palabra, con la que todo queda remediado: es á saber, que el profeta de Dios por estas espressiones alude ciertamente á la salida de Babilonia, y la considera solamente como una figura, ó sombra de la liberacion por Cristo de la cautividad del demonio, 8cc. Entre otras muchas cosas que se ofrecerán á vuestra reflexion en este modo tan confuso, y tan apresurado de esplicar esta profecía, reparad esto solamente: que en este último versículo, son muchos los Judios de todas las tribus, que vienen al sonido de la trompeta y adoran al Señor en el santo monte en Jerusalén: esto es, en la Iglesia de Cristo: y en el versículo antecedente, uno á uno: esto es> poquísimos.

TERCER INSTRUMENTO.

PÁRRAFO III.

76. El instrumento que se sigue es una confirmacion y al mismo tiempo una esplicacion del antecedente. En él se annncia claramente la vocacion futura de todo Israél, y su verdadera conversion con que se ha de hacer honorable y glorioso en los ojos de Dios, y digno de su dilección. En consecuencia de lo cual, le promete el Señor para este tiempo dos cosas muy parecidas á las dos últimas, que acabamos de observar, ó por decir mejor las mismas con palabras mas espresivas. Y" aora esto dice el Señor tu Criador, ó Jacob, y tu formador, ó Israél: No temas, porque te redimí, y te llamé por tu nombre: mio eres tú. Cuando pasares por las aguas, contigo estaré, y no te cubrirán los rios: cuando anduvieres por el fuego, no te quemarás, ni la llama arderá en : Porque yo el Señor tu Dios, el santo de Israél tu Salvador, di por rescate tuyo á Egipto, á Etiópia, y á Soba por tí. Desde que te hiciste digno de honra en mis ojos, y glorioso: yo te amé, y yo daré hombres por tí, y pueblos por tu alma. No temas, porque yo estoy contigo: del oriente traeré tus hijos, y del occidente te congregaré. Diré al Aquilon: Da; y al Abrego; No lo estorves: trae mis hijos de léjos, y mis hijas de los estremos de la tierra*.

* Et nonc üaec dicit Dominus creans te Jacob, et formaos te Israel: Noli timere, quia redemi te, et vocavi te nomine tuo: meus es tu. Cüm transieris per aquas tecum ero, et flumina nan operient te: ciun ambulaveris in igne, non comburéris, et flamma non ardebit in te: Quia ego Dominus Deus tuus sanctus Israel Salvator tuus, dedi propitiationem tuam /Egyptum, et .-Ethiopiain, et Saba

77. Para comprender bien asi el misterio, como el tiempo de que aquí se habla, sin que nos quede sobre ello ni aun sospecha de duda, nos puede ser de gran provecho la leccion atenta de todo el capítulo antecedente. En él se habla claramente do la primera venida del Mesías, de su carácter, de su ministerio, de sus virtudes, singularmente de su paciencia y mansedumbre, y de todos los efectos admirables que debían producir en el mundo su predicacion, su doctrina, sus ejemplos, su espíritu, &c.; y todo ello en las gentes, no en Israél por su incredulidad. Aun aquella voz del cielo que se oyó despues en el Jordán, y en el Tabor: Este es mi Hijo el amado, en quien me he complacido *, se lee anunciada en este capítulo xlii, que empieza con ella misma: He aquí mi siervo, le ampararé: mi escogido, mi alma tuvo su complacencia en él: sobre él puse mi espíritu, él promulgará justicia á las naciones f. Despues de lo cual desde el versículo 20 se prosigue hablando de la ceguedad de Israél, que lo había de desconocer y reprobar, de la indignacion de Dios para con este pueblo ingrato, de su castigo, de su tribulacion, de su dispersion entre las gentes, y tambien de su dureza y obstinacion en medio de tantos trabajos, concluyéndose todo con estas palabras: Y derramó sobré él la indignacion de su furor, y guerra fuerte, y quemóle en rededor, y no lo conoció; y le incendió, y no lo entendió%. Y es

pro te. Ex quo honorabilis factus es in oculis meis, et gloriosus: ego dilexi te, et dabo homines pro te, et populos pro anima tua. Noli timere, quia ego tecum sum: Ab Oriente adducam semen tuum, et ab Occidente congregabo te. Dicam Aquilon!: Da; et Austro: Noli prohiben-: affer filios meos de longinquo, et filias meas ab extremis terrse. — ha!, xliii, ab 1 uxquc ad 6.

• Hic est filius meus dilectus, in quo mihi complacui.—Mal. iii, 17t Ecce servus meus, suscipiam eum : electos meus, complacuit sibi in illo anima mea: dedi spirítum meum super eum, judiciuia gentibus proferet — Itai. xlii, 1.

J Et effudit super eum indignationc m furoris sui, et forte bcllum, et combussit cuín in circuitu, et non cognovit : et succendit euro, et non intellexit.— Isa!, xlii, 25.

así, que hasta aora no han querido ni quieren reconocer la verdadera causa de sus trabajos.

78. Hecha esta importante observacion, y quitado con ella todo recurso, así á la vuelta de Babilonia, como á la alegoría, es ya fácil entender todo el testo citado, con que sigue inmediatamente el capítulo xliü; esto es, que se habla de Israél, considerado en el estado presente de castigo, de tribulacion, de ceguedad, en que quedó despues del Mesías. Por consiguiente, que las cosas que aquí se le anuncian, no son cosas pasadas, de ningun modo, y en ningun sentido, sino evidentemente futuras, que se verificarán á su tiempo con toda plenitud. Esto supuesto, considerémos aora brevemente estas cosas que se anuncian y prometen al residuo de Israél. Y aora dice el Señor tu criador, ó Jacob, y tu formador, ó Israel: No temas, porque te redimí, y te llamé por tu nombre: mio eres tú, &c. Veis aquí en primer lugar la vocacion de Dios, primer paso absolutamente necesario para la conversion de un pecador, que Dios lo llame como por su nombre: que le calme sus temores; que aliente su confianza, para que oiga y obedezca á la voz de su Dios, para que se ponga en sus manos, y consienta voluntariamente en la nueva creacion ó renovacion segun el hombre interior ...(ó. quien le dice): Desde que te hiciste digno de honra en mis ojos, y glorioso: yo te amé*.

79. i De qué otro modo puede un pecador hacerse honorable y glorioso en los ojos de Dios que por medio de una verdadera penitencia, y de una sincéra conversion? Veis aquí, pues, anunciada claramente la conversion de Israél, que tantas veces, y de tantos modos se anuncia en todas las Escrituras. Si no quereis reconocer aquí la conversion futura de Israél, debereis mostrar otro tiempo, desde Isaías hasta el dia presente, en que Israél, generalmente hablando, haya comparecido honorable y glorioso en los

* Secundüm interiorem hominem ...Ex quo honorabilis factus es m oculis meis, et Gloriosus: ego dilexi te. — Ai Rom. vii, 22; et Itai. xliii, 4.

ojos de Dios, y por eso digno de su dileccion. Lo contrario hallareis en toda la Escritura, y el mismo Mesías lo confirmó, cuando les dijo: ¿ cuantas veces quise allegar tus hijos, como la gallina allega sus pollos debajo de las alas, y no quisiste*? Lo confirmó el Espíritu Santo, cuando les dijo por boca de S. Esteban: vosotros resistís siempre al Espíritu Santo, como vuestros padres, así tambien vosotros f. Lo confirmó S. Pablo, cuando les dijo, citando el capítulo lxv de Isaías: Y á Israél dice: Todo el dia abrí mis manos á un pueblo incrédulo y rebelde%. Mas de aquí mismo se signe, que ha de haber todavía otro tiempo, en que Dios mismo pueda decir, hablando con Israél: Desde que te hiciste digno de honra en mis ojos, y glorioso: yo te amé. Leed el salmo lxxi, y hallaréis en él todo este honor y gloria de Israél, despues de su vocacion y conversion, que allí mismo se anuncia: librará al pobre del poderoso; y al pobre, que no tenia ayudador. Se lastimará del pobre, y del desvalido, y hará salvas las almas de los pobres. Rescatará sus almas de la usura, y de la iniquidad: y será honrado en su presencia el nombre de e//os§. Lo mismo se lee, y con términos mucho mas espresivos, en todo el capítulo v de Baruc. Verificada, pues, la conversion de Israél, como que esto solo espera Dios para cumplirle sus promesas, prosigue inmediatamente diciéndole: Yo.daré hombres por tí, y pueblos por tu alma. ¿Qué quiere decir esto? Volved los ojos á lo que queda dicho sobre aquel otro testo del capítulo xxvii {que en aquel dia herirá el Señor desde el cauce del rio

* ;Quotíes volni congregare filios tuos, quemadmodum gallina congregat pullos suos sub alas, et noluisti ? — Mal. xxiii, .'i7.

t Vos semper Spirirui Sancto resistitis, sicut patres vestri, ita et vos. — Act. vii, 51.

J Ad Israel autem, dicit: Tota (lie expandi manus meas ad populum non credentem, et contradicentem.—Ad. Rom. x, 21.

§ Liberabit pauperem á potente: et paupcrem, cui non erat adjutor. Parcet pauperí et inopi: et animas pauperum salvas faciet. Ex nsuris, et iniquitate redimet animas eorum : et honoiabilc nomen eorum coram illo. — Pi. lxxi, 12, 13 et 14.

« ElőzőTovább »