Oldalképek
PDF
ePub

cederá lo que pedimos. Dicen que esto sucederá en el cielo despues de la general resurreccion, y fin del mundo: mas si las Escrituras dicen clara y espresamente, como tantas veces hemos observado, que sucederá en esta nuestra tierra, ¿ á quien deberémos creer 1 El esplicar estas cosas diciendo: sucederá eu la tierra, esto es, en la tierra de los que viven; esto es, en el cielo, ;son palabras que deben hacer poca impresion á quien las considera de cerca, y las confronta con las Escrituras?

338. En suma, el reino de Dios, ó el reino de los cielos, no ha venido hasta aora, y por eso pedimos aora que venga. Lo que únicamente ha venido es la noticia, la relacion, la fe, el convite, el evangelio del reino, con las condiciones arriba dichas. Todo esto nos trajo el Mesías en su primera venida: lo demas lo esperamos para la segunda: la piedra que habia herido la estatua, se hizo un grande monte, é henchid toda la tierra*. Si todo lo que nos dicen las Escrituras del reino de Dios, debe verificarse allá en el cielo, parece que debieramos pedir, ir nosotros ó ser llevados al cielo, al reino de Dios; no que el reino de Dios viniese á nuestra tierra, á nosotros. En este mismo caso el maestro bueno nos hubiera enseñado otras palabras con que pedir. Y así concluyo con el doctísimo padre Maldonado, que el verdadero sentido es el que insinúan Teofilato y Ruperto, cuando afirman: que se llama reino de Dios aquel en que haciendo de sus enemigos escabel de sus pies reinará en todas partes, y será, en espresion de S. Pablo, el todo en todas las cosas f: pues aunque actualmente en todas partes domina; no decimos que reina, porque no lo hace en paz, sino en guerra, á la frente de enemigos y de rebeldes que le resisten. Pero, subyugados sus contrarios, libres ya sus amigos y condenados sus enemigos, su imperio será completo. Que este sea el verdadero sentido, se colije claramente, así del

* Lapia autem, qui percusserat statuam, factus est mona magnuí, et implevit universam terram.—Dan. ii, 35. t Ut sit Deua omnia in omnibus. — 1 ad Cor. xv, 28.

testo ya citado del Apostol, como de que aquí pedimos que venga á nosotros, no nuestro reino, sino el de Dios. Esto no significa, pues, que Dios reine en nuestros corazones, ó que nosotros reinemos con los bienaventurados (que es nuestra principal peticion); sino que Dios reine absolutamente y libre de contrarios: por eso decimos, venga el tu reino*: como hijos que al rey nuestro padre le deseamos el reino pacífico y la victoria de sus enemigos, no para nuestro reino, sino para el suyo. Deseamos, pues, que venga, como desean que venga Jesucristo los que le amanf. Esto es lo que yo digo, ni mas ni menos.

* Adveniat regnum tuum.—Luc.xi, 2.

t Venis sensus mihi videtur esse quem Theofilatus, et Rupertus indicarunt, ut regnum Dei, vocetur illud, quo Deus, positis omnibus inimicis auis in scabellum pedum suonim, ubique regnaturus est, ut loquitur Divus Paulus: erit omnia in omnibus. Nam et si nunc etiam ubique regnat, tamen quia non pacifice, et sine hoste, ac bello regnat, et quia multi illi quasi reholles resistunt, regnare non dicitur. Tune autem subjugatis hostibus, et amicis liberatis, inimicis damnatis, plené regnare dicetur. Hunc esse sensum ex illo loco Pauli, quem notavimus, non obscure colligitur, tune etiam et lioc ipso, manifestum est enim, nos hic, non nostrum, sed regnum Dei postulare. Non est ergo sensus, ut Deus regnet in cordibus nostris, aut nos cum beatis regnemus: hoc enim ad nos maxime pertinet; sed ut Deus absolute et sine adversariis regnit: sic enim dicimus: Adveniat regnum tuum: quemadmodum si filii patri regi pacificum regnum, et victoriam contra hostes precaremur; non ut nos, sed ut Ule regnet. Advenirc autem optamus, sicut illi, qui diligunt adventum Christi.

FENÓMENO VII.

BABILONIA Y SUS CAUTIVOS.

PÁRRAFO I.

339. Cualquiera que lea con atenciou los Profetas, reparará fácilmente dos cosas principales. Primera: grandes y terribles amenazas contra Babilonia. Segunda: grandes y magníficas promesas en favor de los cautivos, no solamente de la casa de Judá, ó de los Judios en particular que fueron los propios cautivos de Babilonia, sino generalmente de todo Israél, y de todas sus tribus para cuando salgan de su cautiverio, y vuelvan á su patria, de su destierro. Uno y otro con figuras y espresiones tan vivas, que hacen formar una idea mas que ordinaria, y mas que grande, así de la vuelta de los cautivos á su patria, como del castigo inminente y terribilísimo de aquella capital.

340. Si con esta idea volvemos los ojos á la historia: se lee en los libros de Esdras todo lo que sucedió en la vuelta de Babilonia, y el estado en que quedaron los que volvieron, aun despues de restituidos á su patria: se leen en los dos libros de los Macabeos, los grandes trabajos, angustias y tribulaciones, que en diversos tiempos tuvieron que sufrir, dominados enteramente por los príncipes griegos: se lee despues de esto en los evangelios, el estado de vasallage y opresion formal en que se hallaban cuando vino el Mesías, no solamente dominados por los Romanos, sino inmediatamente por un idumeo, cual era el cruelísimo Herodes: se lee por otra parte, ya en la historia profana, ya tambien en la sagrada, que Babilonia, despues de haber salido de ella aquellos cautivos, se mantuvo en su ser sin novedad alguna sustancial, por espacio de muchos siglos: que no la destruyó Dario Medo, ni Ciro Persa, ni alguno otro de sus sucesores: que no se destruyó repentinamente en un solo dia, aquellas dos grandes calamidades que parece le anuncia Isaías, cuando le dice: Te vendrán estas dos cosas súbitamente en un solo dia, esterilidad y viudez *. Con estas noticias ciertas y seguras, no puede menos de maravillarse, de ver empleadas por los profetas de Dios vivo unas espresiones tan grandes para unas cosas respectivamente tan pequeñas. Mucho mas deberá maravillarse, si advierte y conoce sin poder dudarlo, que nada ó casi nada se ha verificado hasta el dia de hoy, de lo que con tantas y tan vivas espresiones parece que tenian anunciado sobre estos asuntos los profetas de Dios.

[graphic]

341. Dificilmente se hallará otro punto en toda la divina Escritura, que haya dado mas cuidado, ni haya apurado mas los ingenios, que Babilonia y sus cautivos. Embarazo en que no pocas veces se hallan los intérpretes; y la gran fuerza que hacen para salir con honor es tan visible, que puede facilmente repararlo el hombre menos reflexivo. Ya suponen cosas que debian no suponerse sino probarse en toda forma; ya conceden á lo menos en parte en general y en confuso lo que en otras ocasiones mas inmediatas omiten ó niegan absolutamente; ya usan de un sentido, ya de otro, ya de muchos á un mismo tiempo, y esto en un mismo individuo ó testo: ya siguen el sentido literal hasta cierta distancia, y hallándose atajados por el testo mismo, que visiblemente protesta la violencia, vuelven un poco mas airas buscando por todos los otros rumbos algun otro sentido menos incómodo, ó menos inflexible. Si éste se halla, éste solo basta para decir, que aunque aquel sentido (que no se puede llevar adelante) es realmente el sentido literal, mas este otro es el sentido especialmente intentado por el Espíritu Santo.

342. Despues de todas estas diligencias no por eso queda resuelta la gran dificultad. Se ve tan en pie y tan entera, como si no se hubiese tocado. Las profecías son

* Venient tibí duo hsc subito in die ina. sterilitas, et viduitas. — Itai. xlvii, 9.

muchas y muy claras á favor de los miserables hijos de Israél, para cuando vuelvan de su destierro y cautiverio; v por eso mismo es igualmente claro que no se han verificado jamás. Los intérpretes suponen que ya todas se han verificado, ó se están verificando muchos siglos ha. Mas ¿ como? Una pequeña parte literalmente en aquellos pocos que salieron antiguamente de Babilonia con permiso de Ciro: la mayor parte alegóricamente en los redimidos por Cristo de la verdadera cautividad de Babilonia, esto es, del pecado y del demonio: y otra parte, que no puede esplicarse ni en el uno ni en el otro sentido, se verifica, dicen, anagógicamente en aquellas almas santas, que rotas las prisiones del cuerpo, vuelan al cielo su verdadera pátria, donde gozan en paz y quietud de todos los bienes. Nada decimos por aora de aquella otra parte bien considerable, que tal vez se omite por escusar prolijidad.

343. Mas ¿ sería creible, digo yo, que el Espíritu de Dios que habló por sus Profetas, hablase de este modo? I Sería creible que hablase por sus Profetas sobre un mismo asunto, parte en un sentido, parte en otro, parte en muchos, parte en ninguno? ¿Sería creible este modo de hablar de la veracidad de Dios y de su santidad infinita? Aun en el hombre mas ordinario se tuviera esto, y con gran razon, por un defecto intolerable. ;Sería creible, vuelvo á decir, que Dios vivo y verdadero, hablando nominadamente con los hijos de Abrahan, de Isaac, y de Jacob, á quienes iba á desterrar, ó habia ya desterrado y esparcido entre las naciones, les permitiese, no solo recojerlos y restituirlos á su pátria; sino junto con esto, otros innumerables bienes y misericordias, que no habian de verificarse en ellos, sino en las gentes; y esto en un sentido púramente espiritual? ¿Y esto ó muchísimo de esto en sentido parte espiritual, parte alegórico, parte anagógico, parte místico y espiritual? No puedo negar, que me parece todo esto duro y dificil de creer. Y no obstante sé de cierto, que en el sistema ordinario no hay otro modo de resolver la gran dificultad.

[ocr errors]
« ElőzőTovább »