Oldalképek
PDF

5 Porque Juan en verdad bautizó en agua, mas vosotros sereis bautizados en Espíritu Santo • no mucho despues de estos días.

6 Entonces los que se habian congregado, le preguntaban , diciendo: Señor, ¿si restituirás 10 en este tiempo el reino á Israél?

7 Y les dijo: No toca á vosotros saber los tiempos ó los momentos que puso el Padre en su propio poder ":

8 Mas recibireis la virtud del Espíritu Santo que vendrá sobre vosotros, y me sereis testigos en Jerusalém, y en toda la Judea , y Samária, y hasta las estremidades de la tierra

9 Y cuando esto hubo dicho, viéndolo ellos, se fue elevando ": y le recibió una nube que le ocultó á sus ojos.

10 Y estando mirando al cielo cuando él se iba, he aquí se pusieron al lado de ellos dos varones con vestiduras blan

[merged small][ocr errors][merged small]

5 Quia Joannes quidem baptizavit aqua, vos autem baplizabimini Spiritu Sancto " non post multos hos dies.

6 Igitur qui convenerant, interrogabant eum, diccntes: Domine, ¿si in tempore hoc reslitues regnum Israél?

7 Dixit autem cis: Non est vestrum nosse tempora vel momenta quae Pater posuit in sua potestate:

8 Sed 6 accipielís virtulcm supervenientis Spiritus Sancti in vos, et eritis mihi testes in Jerusalem, et in omni Juda?a, et Samaría, et usque ad uilimum terra?.

9 Et cüm haee díxisset, videntibus illis, elevatus est: et nubes suscepit eum ab oculis eorum.

10 Cümque intuerentur in caJum eunlem illum, eccé duo viri astiterunt juxtá illos in vestibus albis,

11 Qui eldíxerunt: Viri galihei, ¿quid stalis aspicientes in caelum? hic Jesus qui assumptus est á vobís in Caelum, sic veniet quemadmodüm vidislis eum cuntem in Caelum.

12 Tüne reversi suul Jerosolymam á monte qui vocatur Olíveli, qui est juxtá Jerusalem sabbali habens iler.

prometido por el Padre.

9 Sereis puriticados por la virtud del Espíritu Santo , que os llenará de su fuerza y de la abundancia de sus dones celestiales*. Mauc. I. 8.

10 El griego: áiroxa&eTKMt;..., rú lapsiíX;

restituyes, etc., á Israél?Estaban aun llenos de la falsa idea del reino temporal del Mesías , Matth. xx. 21, y no la dejaron hasta que el Espíritu Santo vino sobre ellos. Por esto le preguntan si rcstableceria á Israél en el reino de que le habian despojado Herodcs y los romanos, entendiendo tal vez del reino temporal y terreno lo que está escrito en DaNiel Vh. 27, del espiritual del Mesías.

11 No debeis pretender vosotros entrar en los secretos y consejo de Dios vuestro Padre, queriendo" conocer los momentos que tiene señalados para la ejecucion de sus eter

nos designios, que dependen absolutamente de su voluntad y poder.

12 Dareis testimonio en todo el mundo de mi Encarnacion, de mi Vida , de mi Doctrina , de mi Pasion, de mi Resurreccion, de mi Ascension, etc. Con esto les quita la falsa idea que tenian de que el Mesías no era sino para los judíos.

13 En aquel lugar del monte Olivete, en donde quedaron eslampadas las huellas del Salvador , segun S. Paulino , Epist. xi, y Severo Sulpicio, lib. U.

14 Dos Ángeles en trage de hombres.

15 La palabra hic es enfática. Este Jesus poco há crucificado , y ya ahora glorioso, lo j vereis aun como vendrá otra vez con la mis

, ma magestad á juzgar al mundo.

16 Lo que se puede caminar en dia de sábado, ó una grande milla, que equivalía á

[merged small][ocr errors]

13 Y cuando entraron, subieron al cenáculo", en donde eslaban Pedro, y Juan , Santiago, y Andres, Felipe, y Tomás, Bartolomé, y Mateo, Santiago ,8 de Alféo, y Simon el Zeloso, y Judas hermano de Santiago *•:

14 Todos estos perseveraban unánimes en oracion so con las mugeres, y con María *' Madre de Jesus, y con los hermanos de él

15 En aquellos dias, levantándose Pedro en medio de los hermanos 28 (y eran los que estaban allí juntos como ** unos ciento y veinte hombres ss), dijo:

16 Varones hermanos, era necesario

3ue se cumpliese la Escritura que preijo el Espíritu Santo por boca de David acerca de Judas, que fue el caudillo de aquellos que prendieron á Jesus:

17 El que era contado con nosotros, y tenia suerte en este ministerio **.

18 Este pues poseyó un campo del precio de la iniquidad 27, y colgándose 28 reventó por medio: y se derramaron todas sus entrañas.

19 Y se hizo notorio á todos los moradores de Jerusalém: así que, fue llama

13 Et ciim introissent in coenaculum, ascenderunt ubi manebant Petrus, et Joannes, Jacobus, et Andreas, Philippus, et Thomas, Barlholoma?us, et Matthaeus, Jacobus Alphaei, et Simon Zelotes, et Judas Jacobi:

14 Hi omnes erant perseverantes unanimiler in oratione cum mulieribus, et Maria Matre Jesu , et fratribus ejus.

15 In diebus illis, exurgens Petrus in medio fratrum, dixit (eral aulem turba hominum simul feré centum viginti):

16 Viri fratres, opportel ¡mpleri Scrip, turam " quam pracdixit Spiritus Sanctus per os David de Juda 1, qui fuit dux eorum qui comprehenderunt Jesum:

17 Qui connumeratus erat in nobis, et sortitus est sortem minislerii hujus.

18 Et * hic quidem possedit agrum de mercede iniquitatis, et suspensus crepuit medius: et diffusa sunt omnia viscera ejus.

19 Et notum factum est omnibus habitanlibus Jerusalem: ita ut appellaretur

i

mil pasos geométricos, segun la opinion de los judíos. Otros estienden esta distancia a mil y quinientos pasos geométricos.

17 En la parte superior de la casa, donde los hebreos, é igualmente los romanos, tenian espaciosas salas para celebrar sus convites.

18 Hijo de Alféo. Este genitivo de los orientales denota unas veces hijo, otras hermano.

1 9 Hermano de Santiago el menor.

20 El griego : xaí Si,ñon, y ruegos.

21 No se vuelve ya á hacer mencion de esta Señora en adelante; y así es creíble que permaneció en la compañía y al cuidado de S. Juan, como el Señor se lo había encomendado antes de espirar. Juan Xix. 26, 27.

22 Los parientes del Señor.

23 El griego : Tüv (*ajíitúv, discípulos.

24 El primado que Cristo concedió á San Pedro, se reconoce muy bien en esta ocasion. Los hijos de Zebedéo habían pretendido antes los primeros asientos: mas ahora no se oponen á S. Pedro, como que estaban ya

mas iluminados y libres de aquellos afectos humanos que los trastornaban. Cbisóstomo.

25 El testo griego: ¿vo^ítúv nominum en el mismo sentido. Así tambien en el Apocalip. ui. 4.

26 Los Apóstoles no tuvieron aquella dignidad por algun mérito suyo ni por derecho de sucesion, como los Sacerdotes de Aarón, sino por pura gracia y dignacion de Dios. Por esto se dice suerte.

27 El por sí no le adquirió ni compró: restituyó el dinero que había recibido por su traicion y alevosía, y con él se compró un campo, como queda anotado en el Evangelio de S. Mateo xxvii. 7, 10.

28 Tal fue el efecto visible en este mundo de la justicia Divina con este apóstata. La palabra griega icprrit significa el que tiene la cara baja é inclinada hácia la tierra, que es la postura regular de un ahorcado. Algunos quieren que se precipitase ó despeñase: pero S. Mateo dice que se ahorcó; y lo mismo se declara en este testo.

[merged small][ocr errors][merged small]

do aquel campo en su propia lengua Haceldama, que quiere decir campo de sangre 29.

20 Porque escrito está en el libro de los Salmos: Sea hecha desierta la habitacion de ellos, y no haya quien more en ella: y tome otro su obispado 30.

21 Conviene pues que de estos varones que han estado en nuestra compañia lodo el tiempo que entró y salió 31 con nosotros el Señor Jesus,

22 Comenzando desde el bautismo de Juan hasta el dia en que fue lomado arriba de entre nosotros, que uno sea testigo con nosotros de su resurreccion 3a.

23 Y señalaron á dos , á Josef que era llamado Barsabas 38, y lenia por sobrenombre el Justo; ,y á Mallas.

24 Y orando, dijeron: Tú, Señor, que conoces los corazones de todos, muéstranos de estos dos cuál has escogido

2b' Para que tome el lugar de este ministerio y apostolado, del cual por su prevaricacion cayó Judas para ir á su lugar **.

26 Y Ies echaron suertes 35, y cayó la suerte sobre Matías, y fue contado con los once Apóstoles.

ager i 11c , lingua eorum Haceldama, hoc est, ager sanguinis.

20 Scriptum esl enim in libro Psalmorum ": Fial commoralio eorum deserta, el non sil qui inhabitet in ea 6: el episcopatum ejus accipiat aller.

21 Oporlet ergo ex his viris qui nobiscum sunt congregati in omni lempore quo intravit ct exivit ínter nos Dominus Jesus,

22 Incipiens á baptismale Joannis usque in diem qua assumptus est á nobis, testem resurrectionis ejus nobiscum fierí unum ex istis.

23 Et slatuerunt duos, Joseph qui vocabatur Barsabas , qui cognominatus est Justus; el Mallhiam.

24 Et orantes, dixerunt: Tu, Domine, qui corda nosli omnium , ostende quem elegeris ex his duobus unum

25 Accipere locum minislerii hujus et aposlolatus, de quo praevaricatus esl Judas ut abirel in locum suum.

26 Et dederunt sor les eis, el cecidit sors super Mallhiam , el annumeratus est cum undecim Aposlolis.

29 Campo que fue comprado por el precio que entregaron á Judas por la venta que hizo de Jesucristo para que le quitasen la vida; y campo tambien de sangre porque en él se ahorcó Judas.

30 Salm. Lxviu. 26. Lo que David dijo de sus perseguidores, tocaba en sentido profético a todos los judíos , que por haber cometido el mas enorme de todos los delitos en la persona de Jesucristo, merecieron ser arrojados de su ciudad, que era Jerusalém, y reducidos á la última desolacion; pero mas en particular miraba á Judas, que era el mas culpado de todos; y por esto S. I'eduo le aplica tambien aquellas palabras del Salmo cvm. 8: Y que otro tome su obispado; esto es, la administracion y encargo de predicar la palabra de Dios.

31 Es una espresion hebrea, quiere decir : Vivió y conversó con nosotros.

32 Haciendo aquí mencion del principal artículo de nuestra fe, que es la Resurreccion

a Psalm. Lxviii. 26.

de Cristo , comprende tambien todos los otros.

33 Quiere decir : Ilijo de juramento ó de reposo.

34 Al infierno, que es la morada eterna de los malos. El traidor alevoso de un Dios Encarnado no podia ser admitido en el Cielo , ni pudo sostenerle la tierra; y así, su propio lugar, ó el lugar que le convenia, era el infierno. S. Bernard.

35 Dios, segun la Escritura, es el que gobierna las suertes de todos. Muchos ejemplares hay en la Historia Santa que muestran claramente que cuando se trata de consultar y saber la voluntad de Dios, se puede legítimamente emplear la suerte, cuando no hay otro medio para poderla conocer. Lo que ejecutaron aqui los Apóstoles puede servir de regla para semejantes casos. Se proponen dos sugetos en quienes, segun el juicio de todos, concurren las calidades necesarias para ser elevados al Apostolado. El, mérito era igual

b Psalm. cvm. 8.

en entrambos; y así, no quedaba arbitrio á como por la mano de Dios En todo esto délos Apóstoles para poder discernir sobre cuál jaron á la posteridad un notable documento de los dos debía recaer la eleccion de Dios, para que en la eleccion de los ministros de la Para asegurarse de esta, acudieron primera- Iglesia solamente se atienda al mérito y se mente ala oracion; y en seguida se valen consulte á Dios, olvidando enteramente cualde la suerte, como que sabían que ésta no es quier respeto humano, guiada por el acaso, sino por la voluntad y

CAPITULO II.

Desciende el Espíritu Santo sobre los Apóstoles el dia de Pentecostés. Los judíos quedan sorprendidos oyéndolos hablar en todas lenguas. Pedro tomando la palabra, convence á los que creían que estaban fuera de , citándoles para esto la profecía de Joél. Esta exorlacion de Pedro hace que se conviertan casi tres mil personas. Método de vivir que observaban aquellos primeros fieles.

t Y cuando se cumplian Jos dias de Pentecostés 1, estaban lodos 2 unánimes en un mismo lugar:

2 Y vino de repente un estruendo del cielo como de viento que soplaba con ímpetu s, y llenó toda la casa en donde estaban sentados:

3 Y se les aparecieron unas lenguas repartidas como de fuego, y reposó 4 sobre cada uno de ellos:

4 Y fueron lodos llenos de Espíritu Santo, y comenzaron á hablar en varias lenguas, como el Espíritu Santo les daba que hablasen*

5 Y residían entonces en Jerusalém judíos, varones religiosos de todas las

1 hl cüm complerentur dies Pentecos'es, erant omnes pariler in eodem loco:

2 Et factus est repente de cade sonus lamquam advenientis spiritus vehemenlis, et replevit lolam domum ubi erant sedentes:

3 Et apparuerunt illis dispertilae linguae lamquam ignis, sedilque supra singulos eorum:

4 Et repleli sunt * omnes Spirilu Sancto, el coeperunt loqui variis linguis, prout Spiritus Sanctus dabal eloqui illis.

8 Erant autem in Jerusalem habitantes judaei, viri religiosi ex omni nalione

\ ntvTTxooTí;, Quinquagésimo. Era el es

[tacio de cincuenta dias que pasaron entre
a Pascua y la venida del Espíritu Santo. Los
judíos celebraban muy solemnemente la fies-
ta de Pentecostés, en memoria de haber reci-,
bido la Ley en este dia. Y así, el Señor qui-
so que para el establecimiento de la Ley Nue-
va, en que el Espíritu de Dios debia grabar
los Divinos preceptos, no sobre tablas de pie-
dra , sino sobre el corazon de los hombres,
sucediese alguna cosa semejante á la que

Easó en el Monte de Sinai cuando se dió la
ey á Moisés: Exod. xix. 16. No basta vivir
en un mismo lugar para vivir de acuerdo;
antes esto mismo por lo comun suele ser cau-
sa de division. La union de corazones, la ver-
it STatth. ni. 11. Mure. i. 8. Lúe. m. 16.
et six. G.

dadera union no puede hallarse ni subsistir sino entre personas verdaderamente virtuosas. La concordia es el fruto de las virtudes, v éstas deben ser inseparables en todos aquellos que moran en un mismo lugar.

2 El griego: óu.o(itu*Scv, unanimiler. como en el cap. i, o. 14. Esto se entiende de solos los Apóstoles y de María Santísima ; lo que se infiere del v. 1 4 y siguiente , en que S. Pedro habla en nombre de los Apóstoles, y de ellos solos hace la apología, y los justifica.

3 El griego: mof¿ Siaía;; de soplo violento.

4 Y reposó el fuego, ó el Espíritu Santo en forma de lengua de fuego.

Joann. Tu. 39. Supra i. 8. /nfra xi. 16,

naciones que hay debajo del cielo 5.

6 Y hecha esla voz6, acudió mucha gente, y quedó pasmada, porque los oia hablar cada uno en su propia lengua 7.

7 Y estaban lodos atónitos, y se maravillaban, diciendo: ¿No veis que son galileos 8 todos eslos que hablan?

8 ¿Pues cómo los oímos nosotros hablar cada uno en nuestra lengua en que nacimos?

9 Partos, y medos, y clamilas, y los que moran en la Mesopotámia, en Judea, y Capadocia, Ponto, y Asia 9,

10 En Frigia, y Pamfilia, Egipto, y tierras de la Libia, que está comarcana á Cirene, y los que han venido de Roma ,0,

11 Judíos tambien, y prosélitos cretenses, y árabes: los habemos oido hablar en nuestras lenguas las grandezas de Dios.

12 Se pasmaban pues todos, y se maravillaban diciendo unos á otros: ¿Qué quiere ser esto?

13 Mas otros burlándose decian: Estos llenos eslan de mosto ,2.

14 Mas Pedro en compañía de los on

quae sub ca;lo, esl.

6 Factaautem hac voce, convcnilmultitudo, ct mente confusa cst, quoniam audiebat unusquisquc lingua sua illos loquentes.

7 Stupebant aulem omues, et mirabantur, dicentes: ¿Nonne ecce omnes isli qui loquuntur galila?i siml?

8 ¿Et quomodó nos audivimus unusquisquc iinguam nostram in qua nali su mus?

9 Parthi, ct medí, et a?lamiUc, et qui habilant Mesopotamiam , Judaeam , et Cappadociam, Pontum , ct Asiam,

10 Phrygiam, et Pamphyliam, ;Egyptum, et parles Libyae, quae esl circa Cyronen, et advenae Romani,

11 Judaei quoque, et proselyli, ereles, et arabes: audivimus eos loquentes nostris linguis magnalia Dci.

12 Stupebant aulem omnes, et mirabantur ad invicem dicentes: ¿Quidnam vult hoc esse?

13 Alii aulem irridcntcsdicebant: Quia musto pleni sunt isli.

14 Slans autem Petrus cum undecim,

5 Estos judíos se esparcieron por todas las naciones despues que fueron trasladados de la Judea á Babiloma, y mas particularmente despues de la cruel persecucion que sufrieron bajo el reinado de Antíoco, como se lee en el lib. Jj. de los Macabeos: la que obligó á un grande número de ellos á buscar su seguridad en diversas regiones. Pero la religion y solemnidad de las tiestas los precisaba á congregarse en Jerusalém para adorar al Señor en su santo templo.

6 Y luego que pasó este sonido ó estruendo, que á manera de trueno se oyó sin duda por toda la ciudad. Otros: Luego pues que se estendió la fama de este suceso.

7 Ó el sonido del viento, de que se habla en el o. 2, ó la voz y habla de los Apóstoles en diversas lenguas. No todos en un mismo momento y á un mismo tiempo los oían hablar en su propia lengua; sino que los Apóstoles hablaban, ya con unos, ya con otros de diversas naciones, y á todos hablaban la lengua de la nacion de donde cada uno era; y así, todos los entendían, por cuya causa este milagro fue muy público y notorio. Algunos

son de sentir que hablando los Apóstoles su propia lengua sira , eran entendidos á un mismo tiempo de todos de cualquier nacion y lengua que fuesen.

8 Siendo estos de Galilea , país de ninguna cultura, y en donde se habla muy mal la lengua comun, ¿cómo es que ahora hablan indiferentemente la de los partos, de los medos , de los árabes, etc.?

9 Se entiende la Asia menor, que confina con la Propónlíde.

10 Naturales de Roma, pero judíos de origen ó de religion, y se hallan en Jerusalém.

1 1 ripotn-X'jroi, del verbo irjc(ríp-/,ou.ai, venir; como recien venidos ó convertidos nuevamente.

12 Ó vino dulce, y que todavía está sin hacer. Estos serían sm duda los escribas y fariseos, que tenian por costumbre blasfemar y condenar lo que no entendían, y estaban tan ciegos, que no reparaban en si era aquel tiempo de que hubiese vino nuevo, ni la hora en que estaban

« ElőzőTovább »