Oldalképek
PDF
ePub

12 sus ojos como los de las palo- donde se fué, que iremos contigo mas que se ven junto á arroyuelos a buscarle ? de aguas, blancas como si se hubiesen lavado con leche, y que se

CAPITULO VI. paran á la orilla de corrientes caudalosísimas.

Nuevos elogios de la Esposa : ella

es hermosa, y asimis.no terrible. 13 Sus mejillas como dos eras de plantas aromáticas, plantadas por hábiles perfumeros: sus labios, li- §. I. La Iglesia es como el jardin

de Jesucristo, objeto de sus delirios rosados' que destilan mirra purisima:

cias, y la admiración de los án

geles: es la alegria del cielo, y 14 sus manos, de oro, y como

el terror del infierno. hechas á torno, llenas de jacintos: su pecho y vientre como un vaso I ESPOSA. A su huerto hubo de de marfil guarnecido de zafiros: bajar mi amado, al plantio de las

15 sus piernas, columnas de már- yerbas aromáticas, para recrearse en mol, sentadas sobre basas de oro. los vergeles, y coger azucenas. Su aspecto magestuoso como el del 2 Yo soy toda de mi amado, y Líbano, y escogido como el cedro mi amado es todo mio, el cual se entre los árboles.

recrea entre azucenas”. 16 Suavisimo el eco de su voz; 3 Esposo. Hermosa eres, querida y en suma, todo él es envidiable. mia, y llena de dulzura: bella coTal es mi amado, y ese es mi ami- mo Jerusalen, terrible y magestuogo, hijas de Jerusalen.

sa como un ejército en orden de 17 AMIGAS DE LA Esposa. ¿Hácia batalla?. dónde partió tu amado, ó hermo 4 Aparta de mí tus ojos, pues esos sísima entre todas las mugeres? ¿por me han hecho salir fuera de mí, y

12 Oculi ejus sicut columbæ super rivulos aquarnm , quæ lacte sunt lotæ, et resident' juxta fluenta plenissima. 13 Genæ illius sicut areolæ aromatum consitæ à pigmentariis. Labia ejus lilia distillantia myrrham primam. 14 Manus illius tornatiles aureæ , plenæ hyacinthis. Venter ejus eburneus, distinctus, saphiris. 15 Crura illius columnæ marmoreæ , quæ fundatæ sunt super bases aureas. Species ejus ut Lihani, electus ut cedri. 16 Guttur illius suavissimum , et totus desiderabilis: talis est dilectus meus, et ipse est amicus

filiæ Jerusalem. 17 Quò abiit dilectus tuus, ò pulcherrima mulierum? quò declinavit dilectus tuus , et quæremus eum tecum ?

CAPUT VI. 1 Dilectus meus descendit in hortum suum ad areolam aromatum , ut pascatur in hortis, et lilia colligat. 2 Ego dilecto meo, et dilectus meus mihi, qui pascitur inter lilia. 3 Pulchra es, amica mea

meus,

sua

*Estos lirios rosados, ó de color de púrpura, se crian en la Siria, y son muy estimados. Dice esto la Esposa respondiendo á las hijas de Jerusalen , nn en tono de afirmarlo de cierto. Pero mientras lo decia , se le presenta delante el mismo esposo, y viéndola tan afanada en buscarle, le habla con entrañable cari. ño. 3 Todo lo vences con las flechas que arroja tu corazon, y las 'saetas que uespiden tus ojos. Y asi le suplica que aparte de él por un poco sus ojos ; puics le tienen como fuera de si. Esto es ; le pide aquello mismo que no quiere que le conceda,

nosotros

me arroban. Son tus cabellos como va subiendo cual aurora naciente, el fino pelo de los rebaños de ca- bella como la luna, brillante como bras que se dejan ver viniendo de el sol, terrible y magestuosa como Galaad.

un ejército formado en batalla ? 5 Tus dientes blancos y unidos, 10 Esposo. Yo bajé al huerto de como aparece la manada de ovejas los nogales para ver los frutales de al subir de lavarse, todas con crias las cañadas, y observar si estaba dobles, sin que haya entre ellas en cierne la viña, y si habian bropinguna estéril.

tado los granados. 6 Como un cacho roja corteza 11 Esposa. No lo adverti: conde granada, asi son tus mejillas, turbóse mi alma por figurarme que sin lo que tienes encubierto'. oia los carros de Aminadab.

7 Sesenta son las Reinas, y ochen 12 AMIGAS DE LA ESPOSA. Vuélta las esposas de segundo órden', vete, vuélvete, ó Sulamite? : vuélé innumerables las doncellitas. vete á nosotros, vuélvete para que

8 Pero una sola es la paloma mia, te veamos bien, la perfecta mia, la Esposa , la hija única de su madre, la escogida de

CAPITULO VII. la que la parió. Viéronla las donce

Es alabada la Esposa por las vicllas de mi palacio, y la aclamaron

torias que ha de conseguir de sus dichosísima: viéronla las Reinas

у
enemigos,

, por su fecundidad, y por demas esposas, y la colmaron de

la educacion que dará á su prole. alabanzas.

9 ¿Quién es esta, dijeron, que s. I, La Iglesia sobre la tierra convis, et decora sicut Jerusalem: terribilis ut castrorum acies ordinata. 4 Averte oculos tuos à me, quia ipsi me avolare fecerunt. Capilli tui sicut grex caprarum, quæ apparuerunt de Galaad. 5 Dentes tui sicut grex ovium , quæ ascenderunt de lavacro, omnes gemellis fætibus , et sterilis non est in eis. 6 Sicut cortex mali punici, sic genæ tuæ absque occultis tuis. 7 Sexaginta sunt reginæ , et octoginta concubinæ , et adolescentularum nou est numerus. 8 Una est columba mea , perfecta mea , una est matris suæ, electa genitrici suæ. Viderunt eam filiæ, et beatissimam prædicaverunt; reginæ et concubinæ , et laudaverunt eam. 9. Quæ est ista , quæ progreditur quasi aurora consurgens, pulchra ut luna, electa ut sol , terribilis ut castrorum acies ordinata? 10 Descendi in hortum nucum , ut viderem poma convallium , et inspicerem si floruisset vinea , et germinassent mala punica. 11 Nescivi: anima mea conturbavit me propter quadrigas Aminadab, 12 Revertere , revertere Sulamitis : revertere, revertere ut intueamur te.

[ocr errors]
[ocr errors]

'Sin embargo que tus cabellos cubren parle de tu rosada frente, ý hermosas mejillas * Parece que aqui se alude á lo que en aquel tiempo se veia en los palacios, en donde habia muchas esposas con titulo de Reynas, y otras muchas mas esposas secundarias, pero sin los honores ni derechos de Reinas: todas empero eran mugeres legitimas. Esth. II. v. 3. Véase Concubinas. Y pura encarecer el esposo su amor, dice

que á todas prefiere su esposa. Y asi dice v. 8. Pero una sola es mi paloma. 3 Sulamitis, Cono Sunamitis como se lee en los Setenta) es palabra derivada de Schelemoh , Salomon, ó Pacífico, Feliz, Augusto; y asi Sulamitis quiere decir que es cosa de Salomon, ó como quien dice : Salomona', Pacifiea etc. Otros lu derivan de Schalem, nombre dado á. Jerusalem ; pero el sentido viene á ser el mismo.

tiene en buenos y malos; y es \ Es tu cuello terso y blanco coperimenta ya alegría, y ya triste- mo torre de marfil. Tus ojos son za; ya esperanza, y ya temor: como los cristalinos estanques de pero en el cielo es toda pura y Hesebon, situados en la puerta mas bella, y siempre gozosa y feliz, concurrida de las gentes. La pariz hace las delicias del Rey celestial, tuya tan bien formada como la grael cual es su Divino Esposo. ciosa torre del Libano, que mira 1 Esposa. ¿Qué podréis ver en frente

por

frente de Damasco. la Sulamite sino coros de música 5 Elevada y magestuosa es lu caen medio de escuadrones armados"? beza, como el Carmelo ; y los ca

AMICAS DE LA Esposa. ;O hermo- bellos de ella, como púrpura de Rey sa Princesa !

i Y con qué gracia puesta en flecos. andan esos tus pies colocados en 6¡Cuán bella y agraciada eres, ó tan rico calzado! Las junturas de amabilísima y deliciosísima Printus muslos son como goznes, ó cesa! charnelas, labrados de mano maes 7

Parecido es tu talle á la gatra.

llardia de la palma, y tus pechos 2 Es ese tu seno cual taza hecha á los hermosos racimos. á torno, que nunca está exhausta 8 UNA DE LAS AMIGAS. Yo digo: de preciosos licores. Tu vientre co- Subiré á este palmero y cogeré sus mo montoncito de trigo, cercado de frutos, y serán para mi tus pe

chos como racimos de uvaso ; y el 3 Como dos cervatillos mellizos olor de tu boca, como de manzanas: son tus dos pechos.

9 la voz de tu garganta asi delei

azucenas.

Caput VII. 1 Quid videbis in Sulamite , nisi choros castrorum ? Quàm pulchri sunt gressus tui in calceamentis, filia principis ! Juncturæ femorum tuorum , sicut monilia quæ fabricata sunt manu artificis. 2 Umbilicus tuus crater tornatilis , numquam indigens poculis. Venter tuus sicut acervus tritici , vallatus liliis. 3 Duo ubera tua , sicut duo hinnuli gemelli capreæ. 4 Collum tuum sicut turris eburnea. Oculi tui sicut piscinæ in Hesebon, quæ sunt in porta filiæ multitudinis. Nasus tuus sicut turris Libani , quæ respicit contra Damascum. 5 Caput tuum ut Carmelus ; et comæ capitis tui sicut purpura regis vincta canalibus. 6 Quàm pulchra es , et quàm decora , charissima in deliciis. 7 Statura tua assimilata est palmæ , et ubera tua botris. 8 Dixi: Ascendam in palmam , et apprehendam fructus ejus ; et erunt ubera tua sicut botri vineæ ; et odor oris tui sicut malorum. 9 Guttur tuum sicut

"0 una mezcla de cosas agradables y terribles : O tambien : sino coros mi. litares de música ? Es la respuesta que da la esposa a lo que decir aquel coro de doncellas que la habia alabado; y les confirma en lo que decian. Entonces las doncellas comenzaron de nuevo á loar mas particularmente la gracia y gen. tileza de la esposa. Todas las comparaciones que siguen son al estilo y gusto de los pueblos orientales, y nos parecerán impropias si solo atendemos á nuestros usos y lenguage. En este capítulo comienza el quinto dia. En la Palestina y

en otras partes, solian enredar las vides con palmeros; como en varias provincias de España las enredan con los olmos ú otros árboles, para que esten mas espuestas al sol y libres de humedud etc. A los racimos, pues, colgados de una vid asida á una paprasta semeja los dos pechos; los cuales, en sentido mistico, representan los dos preceptos del amor de Dios 2 del prógimo, ó los dos Testamentos,

aun

palina,

[ocr errors]

I

ta como el mas generoso vino, S. I. Amor de la Iglesia á Jesu- /

ESPOSA. debido á mi amado para Cristo. Correspondencia del Seque le beba, y se saboree en él con ñor, y favores que le dispensa: servándole entre sus dientes y labios. Proporcion que guarda entre el

Yo soy dichosa porque soy pecado y la reparacion de él; toda de mi amado, y su corazon y como exige que se le corresa está siempre inclinado á mí.

ponda con amor, y cuan pode11 Ea ven, querido Esposo mio, roso es este y escelente. salgamos al campo, morenios en las granjas'.

ESPOSA. ' ;0 quién me diera, 12 Levantémonos de mañana pa- hermano mio, que tú fueses como ra ir á las viñas , miremos si estan un niño que está mamando a los peen cierne las vides, si las flores bro- chos de mi madre, para poder besartan ya los frutos, si florecen los gra. te, aunque te halle fuera ó en la canados: alli te abriré con mas li- lle, con lo que nadie me desdeñaria“! bertad mi corazon.

2 Yo te tomaria, y te llevaria á 13 Las mandragoras estan des- la casa de mi madre: alli me enpidiendo su fragancia’. Alli tene- señarias y harias ver tus gracias, mos á nuestras puertas toda suer- y yo te daria á beber del vino te de frutas esquisitas. Las nuevas compuesto, y del licor nuevo de y las añejas? todas las he guarda- mis granadass. do para tí, ó amado mio.

3 Mas aqui á mi Esposo, que CAPITULO VIII.

pondrá su izquierda bajo mi cabe Ultiinas protestas de amor entre za, y con la derecha me abrazará. los Esposos.

4 Esposo. Os conjuro, ó hijas de

vinum optimum , dignum dilecto meo ad potandum , labiisque et dentibus illius ad ruminandum. 10 Ego dilecto meo , et ad me conversio ejus. 11 Veni, dilecte mi , egrediamur in agrum, commoremur in villis. 12 Manè surgamus ad vineas, videamus si floruit vinea , si flores fructus parturiunt, si floruerunt mala punica : ibi dabo tibi ubera mea. 13 Mandragoræ dederunt odo. rem. In portis nostris omnia poma : nova et vetera , dilecte mi, servavi tibi.

Caput VIII. 1 Quis mihi det te fratrem meum sugentern ubera matris meæ, ut inveniam te foris, et deosculer te, et jam me nemo despiciat ? 2 Apprehendam te, et ducam in domum matris meæ : ibi me docebis, et dabo tibi

Aqui pone el señor Bosuet el fin del dia quinto. * Alude esta espresion figurada á la persuasion de la gente sobre la virtud de las mandrágoras. Véase Gen. XXX. v. 14. Véase Escritura 3 Lo cual se dice para denotar una gran abundancia. Lev. XXVI. v, 10. Math. XIII. v. 52. 4 Alude á las caricias que suelen hacer las hermanas á un hermanito suyo cuando es todavia chiquitito , si le encuentran alguna vez fuera de casa ; pues luego le toman en brazos, le dan mil besos, le preguntan : ¿de dónde vienes ? ¿ qué te han dado ? El niño responde alguna palabra con sus balbucientes labios , y despues la hermana le da algun dulce etc. Esto hacen las mugeres con los niños en medio de las calles y paseos con mucha eficacia , sin que nadie lo estrañe : y los niños parlan cuanto han visto y oido , y lo dicen bien o mal, y con gran placer de sus madres ó amas que los crian. 5 0 vino confeccionado con varios aromas. o En estos términos figurados y poéticos se alude i las prácticas y usos que se observaban en tiempo de las bodas. Gen. XXIV. v. 67.

es ésta

un manzano

Jerusalen , que no desperteis ni 7 Las muchas aguas no han podiquiteis el sueño á mi amada hasta do estinguir el amor, ni los rios que ella misma quiera',

podrán sofocarle. Aunque un hom5 AMIGAS DE LA Esposa'. ¿Quién bre en recompensa de este amor ó que

sube del desierto rebo- caridad de todo el caudal de su ca. sando en delicias, apoyada en su sa, lo reputará por nada". amado ? Esposo. Yo te levanté debajo de S. II. Deseo de la Iglesia de que

amen á Jesu-Cristo todas las naen que yacias, ó Es

ciones. posa mia, donde fué desflorada tu madre, donde fué violada aquella 8 Esposa. Un cuidado me queda, que te parió?, y te comunicó la ó amado mio. Nuestra hermana es muerte del pecado.

pequeña, no tiene pechos todavia. 6 Asi, pues, pónme por sello so- ¿ Qué harémos pues con nuestra herbre tu corazon, pónme por marca mana en el dia en que se le haya de sobre tu brazo : porque el amor es

hablar de desposarla? faerte como la inuerte, implacables 9 Esposo. Si es como un muro, como el infierno los zelos ; sus edifiquémosle encima baluartes de brasas, brasas ardientes, y un vol- plata: si es como una puerta, reforean de llamas“.

cémosla con tablas de cedro.

[ocr errors]

poculum ex vino condito , et mustum malorum granatorum meorum. 3 Læva ejus sub capite meo et dextera illius amplexabitur me. 4 Adjuro vos,

filiæ Jerusalem, ne suscitetis, neque evigilare faciatis dilectam , donec ipsa velit. 5 Quæ est ista , quæ ascendit de deserto , deliciis afluens , innixa

super

di. lectum suum ? Sub arbore malo suscitavi te : ibi corrupta est mater tua,

ibi violata est genitrix tua. 6 Pone me ut signaculum super cor tuum , ut signaculum super brachium tuum : quia fortis est ut mors dilectio , dura sicut infernus æmulatio: lampades ejus , lampades ignis atque flammarum. 7 Aquæ multæ non potuerunt extinguere charitatem , nec flumina obruent illam : si dederit homo omnem substantiam domus suæ pro dilectione, quasi nihil despiciet eam. 8 Soror nostra parva , et ubera non habet : quid faciemus sorori nostræ in die quando alloquenda est ? 9 Si murus est ,

ædificemus super eum propugnacula argentea : si ostium est, compingamus illud tabulis cedrinis. 10 Ègo murus : et ubera mea sicut turris , ex quo facta sum co

Aqui pone fin al dia sesto de las bodas el señor. Bosuet, ? El Maestro Leon supone que este verso 5 Es coino un paréntesis entre el razonamiento del esposo r esposa; y que por lo mismo son palabras de las amigas , ó personas, que dese pues del desmayo que padeció la esposa, la vieron venir del campo con su esposo. Este, para que la esposa no se engria con tantas alabanzas, le hace presente de dónde le viene tanta dichu , trayéndole á la memoria aquel árbol funesto, bajo del cual Eva su madre habia sido pervertida por la serpiente, y perdido la inocencia,

Segun el hebréo : allí te parió tu madre, allí parió la que te concibió.

* En hebréo : llama divina , esto es, de grande actividad. Véase Dios, 5 Todo esto en un sentido espiritual se aplica al amor perfecto que Dios pide á las almas. Espresiones son todas estas para denotar el esposo que queda á su cargo el cuidar de una hermana que tiene la esposa, levantando baluartes para defenderla, y reforzando las puertas. A todo lo cual contesta la esposa que asi la sucedió á ella. Añade despues que ella misma cuida una viña que tiene ; y por lo mismo que la hará valer mas que la que Salomon arrendó á unos colonos. Véase la parábola de la viña que JesuCristo propuso á los sacerdotes de los indíos. Math. XXI. v. 33.

3

« ElőzőTovább »