Oldalképek
PDF
ePub
[ocr errors]

T63

355636

SPA
APR 17 1930 AL LECTOR." 763

60 A.

publicar este tomo con que se completa la nueva version castellana de la Sagrada Biblia , hecha de órden del Rey nuestro Señor, no puedo menos de repetir la sincera y cordial protesta que hice al comenzarla. Desconfiado de mis fuerzas, y temeroso siempre, y á veces casi con esceso , de

tropezar en tan árdua y obscura seada, someti desde entonces esta version al juicio y correccion de nuestra santa madre la Iglesia católica, apostólica, romana'. Juzgué no obstante que debia advertir al mismo tiempo, para satisfaccion de los lectores, que habiendo sido examinada antes detenidamente, en virtud de Real órden de 13 de julio de 1815, por muchos y graves varones de singular erudicion

у

sabiduría , instruidos especialmente en las lenguas hebrea , griega y árabe, y muy versados en el estudio de los Libros Sagrados , y aprobada tambien despues por el difunto Eminentísimo señor Cardenal Arzobispo de Toledo , prévio el dictamen de personas doctas y pias; me quedaba una moral certeza de que estaba exenta de todo error substancial. Mas ahora al dar gracias a Dios por haberme concedido fuerzas para llevarla al cabo, y por la buena acogida que ha hallado en el Público, renuevo la protesta que hice; y por tanto estoy pronto á tachar asi de la traduccion como de las notas , la mas mínima equivocacion que por inadvertencia mia y de mis censores haya quedado. Esta natural disposicion de mi ánimo, que debo al Autor de todo bien , avivada con las graves dificultades que he debido superar, y ennoblecida con las máximas de nuestra santa Religion, que inspira á todos la humildad de corazon y la docilidad de entendimiento, y condena solamente a los pertinaces en el error; ha sido la causa de que casi en todos los tomos haya suplicado á los lectores inteligentes que se sirvan avisarme los defectos, aun los mas pequeños que observen, y tambien aquellas mejoras que hayan podido ocurrirles. Porque debo confesar que aunque despues de veinte cinco años de dedicarme enteramente al estudio y meditacion de las Escritu ras, se ha disminuido mucho el grande embarazo que hallé al comenzar, se ha aumentado

por otra parte el conocimiento de que mi trabajo es capaz de considerables mejoras : mejoras que, como decia un sábio Prelado , es preciso ocurran en una obra tan dificil cual es la version de la Biblia.

Por lo mismo publicaré con el mayor placer y gratitud las observaciones que se me han remitido casi de todas las provincias, sobre varios pasages de mi version, unas de personas instruidas que por modestia me han oculta. do su nombre, otras de prelados ilustres por su dignidad y sabiduria; y todas ellas rebosando en aquella humildad propia del verdadero sabio , timido siempre, y siempre modesto y apacible, y marcadas con el sello divino de la caridad cristiana, la cual, como dice el Apóstol , no se engri@ni se irrita, y obra en todo movida del zelo que es conforme á ciencia : no de aquel zelo amargo hijo de la negra envidia , que suele disfrazarse algunas veces con el sagrado manto de una Religion que toda consiste en caridad.

El estraordinario número de suscriptores que acudieron despues de visto el primer tomo, y el piadoso esmero de algunos de ellos, que luego se hicieron cooperadores mios en esta empresa, avisándome hasta los mas peque. ños descuidos tipográficos; al paso que ha sido para mí el premio mas lisongero que podia recibir en este mundo, me ha confirmado en la idea de que no está ya muy distante el tiempo en que, como dije en el Discurso prelimi. nar al Antiguo Testamentos, tendrá la Nacion española una traduccion de las Santas Escrituras superior a las que tienen otras naciones, por la notoria ventaja de nuestra lengua sobre las demas , en la magestuosa elegancia y singu. lar energia de sus voces y modismos, y en la viveza de sus comparaciones

Véase el Prólogo al Nuevo Testamento pág. VII. : 1. Cor. XIII. 3 Núm. 22.

y metáforas. A la ilustrada piedad y zelo por la Religion que caracterizan á nuestros católicos Monarcas, y singularmente á nuestro actual augusto Soberano, deberá la España este incomparable beneficio y tan singular y distinguida gloria.

Finalmente debo advertir aqui que habiendo ofrecido dar, junto con los Indices cronologico y de cosas notables, la fe de erratas general de toda la ver. sion, y varias correcciones y mejoras que en ella podrán hacerse , será nece. sario retardar algunos meses su publicacion, para dar tiempo á que pueda có modamente leerse este último tomo.

El que reflexione sobre la gran dificultad de evitar todas las erratas de imprenta, mayormente en ediciones como esta en que los caracteres y lo demas concerniente no facilitan tanto el corregir con exactitud como en las que se llaman de lujo, no admirará que la fe de erratas no sea mas corta. Hubiéralo sido dejando de advertir las que suelen escapar a la vista de casi 10dos los lectores, y que por lo mismo no se hace caso de ellas; pero me ha parecido mas conforme á la suma veneracion debida á los Libros Sagrados, el salvar cuantos defectos he podido notar yo , ó me han hecho notar otros. Por la misma razon he dejado de seguir el ejemplo del Ilustrísimo Scio у

de los demas traductores que reservaron para otra edicion el hacer algunas oportunísimas correcciones y notables mejoras en su trabajo. Yo he creido que seria grato y útil á los lectores el principiar á hacerlas ya desde ahora: pues aunque de esta manera se dan a conocer mas los descuidos que ha tenido el traductor, se añade tambien una prueba del recto y cristiano fin que le ha dirigido en el desempeño de su empresa.

[ocr errors]

ADVERTENCIA

SOBRE LA PROFECIA DE DANIEL.

Daniel es el cuarto de los Profetas llamados mayores. Era de la tribu de Judá y de la régia estirpe de David. Nabucodonosor se le llevó cautivo á Babilonia , despues de la toma de Jerusalen, 602 añas ántes de Jesu-Cristo. Tenia Daniel poca edad, y fué escogido con otros jovencitos de los principales de los judíos, para entrar al servicio de Nabucodonosor; quien los hizo instruir en la lengua y ciencias de los caldéos. El talento y buena conducta de Daniel le gran. gearon luego grande estimacion para con el Rey.

La primera prueba que hallainos del don de profecía con que Dios ilustró al tierno jóven, fué el modo con que defendió la inocencia de Susanna. San Ignacio Mártir dice que no tenir entonces mas que doce años de edad, Pero se hizo luego célebre entre los caldéos con la rela. cion y esplicacion del sueño que habia tenido Nabucodonosor ; siendo asi que no conservaba el Rey casi ninguna idea de lo que habiu soñado. Confirióle el Rey el gobierno de todas las provincias de Babilonia, declarándole gefe de sus inagos, ó sabios, por haber esplicado el sentido misterioso de la estátua que representaba las cuatro granules monarquías de los babilonios, de los medos y persas , de los griegos, r de los romanos.

Algun tiempo despues , viéndose Nabucodonosor vencedor. de tantas naciones , quiso que le tributasen culto, haciendo adorar una

los tres estátua

suya de oro. Daniel y sus compañeros se resistieron; y fueron are rojados a las llamas , de las cuales los sacó el Señor sin lesion ninguna: Compañ

Continuó Daniel en el reinado de Baltassar manifestando su sabiduría y espíritu profético, y esplico á este Principe las palabras misteriosas que milagrosamente aparecieron escritas en la pared, y eran la sentencia de su condenacion. Muerto Baltassar, Darío le hizo su primer ministro, y envidiosos los cortesanos le armaron lazos, y lograron que fuese echado al lago de los leones , del que le libró el Dios de Israel; y fué segunda vez librado cuando descubrió el engaño y latrocinio de los sacerdotes de Bel, y mató el dragon que aclorabun los babilonios.

Murió Daniel siendo de 88 años de edad, al fin del reinado de Ciro, y habiendo conseguido de él un edicto para que los judíos volviesen á Jerusalen y reedificasen la ciudad y el templo. Los rabinos posteriores al tiempo de Cristo no colocan á Daniel entre los profetas : tal vez por lo mismo que anuncia tan claramente la venida del Mesías, en la pro

Tomo VI.

tos de Dan.

I

[ocr errors]

fecia de las setenta semanas. Pero en la antigua Sinagoga era tenido no solo por Profeta , sino por grande Profeta. Véase lo que se dice de él en los capítulos XIV. vs. 14. 20., y XVIII. v. 3 de Ezequiel. Es notable el testimonio de Josefo hebreo , que en el lib. X. de las Antiguedades, cap. ult. dice : « Daniel fué enriquecido con increibles dones, » como uno de los grandes Profetas...... porque él no solamente predijo »las cosas futuras, como hicieron los otros Profetas , sino

que

ademas o fijó el tiempo en que habian de suceder. » Estas últimas palabras seguramente se refieren á la profecia de la venida del Mesías.

Algunos escritores eclesiásticos antiguos manifestaron duilar de la autenticidad de tres partes de este libro , las cuales pertenecen a los sucesos históricos que contiene , ademas de las profecias ; es á saber, del Cántico de los tres niños, de la historia de Susanna y de la del ídolo Bel, y del Dragon; porque estas tres partes no se hallaban en el texto hebreo. Apoyados en esta duda algunos hereges, y prefiriendo al juicio de toda la Iglesia la opinion de los modernos rabinos, no reconocen por canónicas dichas tres partes del libro de Daniel. No ignora la Iglesia que no se hallan ahora en los códices hebréos ; pero sabe que se hallaban en aquellos códices que tuvieron delante los Setenta Intérpretes, como tambien Aquila , Teodocion y Simmaco: los cuales siendo hebreosde nacimiento, y habiendo traducido al griego los Libros Sagrados, son testigos de lo que creia la Sinagoga, no solamente en los tiempos remotos, sino hasta principios del siglo 3.o de la Iglesia ; pues Simmaco: hizo su version hacia el año 200 de Cristo. Y Orígenes atestigua que la historia de Susanna , la de Bel y del Dragon, la oracion de Azarías, y el Cántico de los tres niños se leian en todas las iglesias, y lo. mismo denotan. san Ignacio Mártir, Didimo, san Cipriano, y generalmente todos los Padres griegos y latinos":

El evidente cumplimiento de las profecías de Daniel hizo decir al impío filósofo Porfirio, que este libro se habia escrito despues de haber sucedido lo que refiere. Péro confundieron á Porfirio san Methudio, Eusebio de Cesaréa, Apolinar, y despues san Gerónimo.

--Orig. Comm. in Math, et Epist. ad Afric. S. Cypr. Ep. IV. et LVI. De Orat. Dom.et de exhort, ad martyr. Tertuliano: De Idolat. c. XVI. et de Jejun. c. VII. S. Iren. lib. IV. adv, hæreses c. XI. et XLIV. S. Hilar, in Ps. Lll. Clem. Alex. Stroin, c. IV.

« ElőzőTovább »