La venida del Mesías en gloria y magestad, observaciones de Juan Josafat Ben-Ezra. [Followed by] Carta apologetica, por J. Valdivieso, 3. kötet

Első borító
 

Mit mondanak mások - Írjon ismertetőt

Nem találtunk ismertetőket a szokott helyeken.

Más kiadások - Összes megtekintése

Gyakori szavak és kifejezések

Népszerű szakaszok

462. oldal - todo aquel que hiciere la voluntad de mi Padre que está en los cielos, ése es mi hermano, y hermana, y madre.
171. oldal - Juan, hijo de Zacarías, en el desierto. 3 Y él vino por toda la tierra alrededor del Jordán, predicando el bautismo del arrepentimiento para la remisión de pecados; 4 Como está escrito en el libro de las palabras del profeta Isaías que dice : Voz del que clama en el desierto: Aparejad el camino del Señor, Haced derechas sus sendas.
305. oldal - No todo el que me dice, Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre, que está en los cielos, ése entrará en el reino de los cielos.
7. oldal - Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero.
132. oldal - No hurtaras. 16 No dirás contra tu próximo falso testimonio. 17 No codiciarás la casa de tu próximo, ni desearás su muger, ni su siervo, ni su sierva, ni su buey, ni su asno, ni cosa ninguna de las que son de él.
569. oldal - Y el mar dio los muertos que estaban en él; y la muerte y el infierno dieron los muertos que estaban en ellos; y fue hecho juicio de cada uno según sus obras. 14 Y el infierno y la muerte fueron lanzados en el lago de fuego.
556. oldal - ... se humilló a sí mismo obedeciendo hasta la muerte y muerte de cruz. Por lo cual Dios le exaltó y le otorgó el nombre, que está sobre todo nombre.
201. oldal - Y se sentará cada uno debajo de su vid y debajo de su higuera, y no habrá quien los amedrente; porque la boca de Jehová de los ejércitos lo ha hablado.
16. oldal - Porque tanto amó Dios al mundo que dio a su Hijo unigénito, para que todo el que crea en Él no perezca, sino que tenga vida eterna. Porque Dios no ha enviado a su Hijo al mundo para juzgar al mundo, sino para que el mundo se salve por Él.
99. oldal - Bienaventurados los que padecen persecucion por la justicia, porque de ellos es el reino de los cielos.

Bibliográfiai információk